CUANDO TODO ESTO TERMINE

Las respuestas siempre estuvieron en la selva, en la montaña, en los bosques, en el respeto a la vida silvestre, en ser autosuficientes, en vivir en armonía con la naturaleza, en decrecer para sostener a la humanidad, en las alternativas energéticas. En los alimentos orgánicos, en los antiguos sistemas de comercialización.

Los profetas del desastre ambiental, siempre tuvieron la razón, los científicos lo vienen diciendo en diferentes idiomas y maneras, algunas religiones lo alertaron, incluso el Papa les dijo a los católicos que atentar contra la naturaleza era considerado un grave pecado.

Las soluciones siguen siendo las mismas, respetar a la naturaleza como a ti mismo y si crees en Dios debes saber que el más grande templo que existe es su creación.

Las soluciones son simples, pasan por reducir al máximo nuestro propio consumo, no consumir o reducir el consumo de carne, aún más no consumir como fuente de alimento animales silvestres, está última la razón principal del brote del covid-19.

No creo en las teorías paranoicas de que fue un virus inventado en algún laboratorio, como no creo en tantas noticias falsas, lo que es evidente es que vivimos un desequilibrio sin precedentes y eso si que es fácil de ver, estuvimos a un paso del desastre total del planeta, peor la misma naturaleza encontró la manera de enjaular al real virus, al menos por un tiempo.

Pero la codicia, la ambición, el egoísmo y sobre todo la falta de educación en el tema, hizo que muchos creamos que la vida se resumía a trabajar para pagar cuentas, que la vida se resumía en jornadas de hasta 14 horas diarias de trabajo, que la vida se resumía en acumular cosas que no necesitamos, en competir con el vecino por una mejor casa, un mejor vehículo, ropa de marca. En producir de manera descontrolada, en “crecer” económicamente.

Cuando todo esto termine, regresa a ver a la naturaleza, regresa a ver a la vida, a las cosas simples, regresa a ver a tu familia, para por favor de “crecer”, empieza a vivir, para, deten tu ímpetu de volverte más rico y empieza a volverte sencillo, que es más grande para el espíritu, por que es el camino que va a sostener al mundo.

Cuando todo esto termine, recuerda que somos igual de frágiles que cualquier especie en el planeta y que al igual que las demás especies necesitamos vivir en armonía con la naturaleza antes que esa misma naturaleza se autocontrole a sí mismo, como lo hizo ahora.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram