La Historia de “El Guajiro”, personaje misterioso de Puyo

Corría la década de los años ochenta, en la ciudad de Puyo , la gente que asistía a los bautizos en la Catedral, al culminar la misa, salían y lanzaban monedas al aire, los niños corrían para recoger “los capillos” que caían al suelo. Afuera de la iglesia en medio de esa escena se podía encontrar a “El Guajiro” mirando profundamente la energía de los niños.

En la esquina de las calles 9 de Octubre y Atahualpa,  en la tienda de Don Miguel Escobar o en la Ferretería de Don Granja, también lo podías encontrar a este mítico y pacífico personaje de Puyo conocido como ” El Guajiro”, por su aspecto físico.

Nadie sabe quién, ni cuando le pusieron el sobrenombre de “El Guajiro”. Se cree que era de Ambato, provincia de Tungurahua, fue uno de los primeros indigentes de la ciudad de Puyo.

No tenía mayores pertenencias y dormía en una canoa de madera, que se encontraba abandonada en la planta baja del Municipio Antiguo (ahora el Centro Cultural del GAD Municipal).

Los niños en ese tiempo se sentaban y conversaban en el parque, sobre este solitario y mítico hombre de  gran talla, pacífico y de larga cabellera. Su rutina era la misma de todos los días, al medio día se dirigía hacia al Mercado La Merced para buscar comida, la gente muy solidaria y amable le regalaba siempre el pan de cada día..

En Puyo algunos dicen que había sido un reconocido maestro de un Colegio de Ambato, porque algunos Ambateños, un día que que visitaban Puyo, lo habían reconocido.

Una anécdota interesante con “El Guajiro” sucedió cuando los estudiantes del Colegio Vicentino de la especialidad físico–matemático, no podían resolver un ejercicio, el rumor de que “El Guajiro” era un genio, hizo que un grupo de audaces estudiantes pierdan el miedo y pidan ayuda al indigente para resolver el problema., él había accedido ayudarles en la tarea escolar a los estudiantes a cambio de una cajetilla de cigarrillos de full sin filtro y una botella de preparado de Don José Espín que vendía en su local “Las Villas” en la Plaza Roja. Admirados se quedaron cuando “El Guajiro” resolvió sin problemas todos los ejercicios matemáticos.

En Puyo cuando alguien quería referirse alguna persona que tenía el pelo largo o se descuidaba en su apariencia física le decía: “Te pareces al Guajiro”.

Sin tener nada más que su buen corazón “El Guajiro” fue uno de los personajes que más colorido le dió a las calles y plazas de Puyo.”El Guajiro” desapareció misteriosamente de las calles de Puyo, de la misma manera en que apareció en los años ochentas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram