Jessica y Silvia ya están en casa, gracias a las Fundaciones Vida y Cecilia Rivadeneira.

En un esfuerzo digno de resaltar la “Fundación Vida Unidos contra el Cáncer”, de la provincia de Pastaza al conocer mediante la revista digital El Yucazo, de varios casos de pacientes con enfermedades catastróficas que no podían retornar hasta su casa en la provincia, debido a la emergencia sanitaria, gestionaron con su aliada en Quito la “Fundación Cecilia Rivadeneira” el traslado de los pacientes

Se trata de Silvia Gutiérrez Noteno, mujer Kichwa de 45 años de edad que fue trasladada a Quito para sus tratamientos de quimioterapia debido a su cáncer de mama, ella estuvo acompañada de su hija en la capital, buscando la forma de retornar hasta su comunidad Wagrayaku en la Comuna San Jacinto, Parroquia Tarqui. Uno de sus familiares escribieron al buzón de El Yucazo, donde hicimos pública su historia.

El otro caso se trata de Jessica Pinguisaca, joven de 20 años que sufre de hidrocefalia y que fue trasladada de emergencia hasta la ciudad de Quito para que sean remplazadas las válvulas de su cerebro, una vez que fue intervenida, su padre estaba buscando la forma de retornar hasta su hogar en la Parroquia Shell. El Yucazo hizo también pública su historia.

La respuesta inmediata de Cristhian y Nelsón Chimborazo de la Fundación Vida, permitió que estas pacientes sean trasladadas desde Quito en una buseta de la Fundación Cecilia Rivadeneira, gracias al apoyo de Wilson Rivadeneira, quién dispuso uno de los vehículos de la fundación para el traslado de estos pacientes. En Pastaza recibieron raciones alimenticias de la Fundación Vida, del GAD Parroquial de Tarqui y del GAD Cantonal de Pastaza.

Jessica haciendo un gran esfuerzo para hablar por su estado de salud, agradeció a todos quienes pudieron ayudarle a trasladarse hasta su casa, en el control integrado de Mera, su padre hace el esfuerzo, la toma con sus brazos y le lleva a que le tomen la temperatura, Jessica no puede caminar aún, tendrá que descansar para recuperarse completamente. Esta joven es una muestra de valentía, en los últimos años ha sido intervenida quirúrgicamente de manera permanente, la hidrocefalia busca ganarle la batalla, pero su decisión firme por vivir ha hecho que siempre salga victoriosa de cada operación, se niega a rendirse, muestra de aquello es el pulgar hacia arriba que mostró al llegar a Pastaza, como señal de haber ganado una nueva batalla. Su padre la baja de la buseta, la vuelve a tomar en sus brazos y en medio de la lluvia la lleva hasta el interior de su casa en Shell, su madre sale a recibirla, Cristhian y Nelson se despiden de Jessica y su padre, así termina el periplo de esta familia con final feliz.

Silvia Noteno estaba desesperada por llegar a su casa, ella es madre de 13 hijos, la mayoría son mujeres y menores de edad, todos los días le preguntan al papá que cuando va a llegar mi mamá a la casa, relata Silvia mientras es trasladada hasta su comunidad, al llegar todos los miembros de su familia salen a recibirla, están asombrados de verla bajar del vehículo, nadie dice ni hace nada, están sorprendidos, ella les hace un gesto para que salgan del letargo, después de un par de minutos reaccionan, nos despedimos de Silvia y su hija.

Fredy Zavala le entrega raciones alimenticias a la familia y promete volver a entregar más ayuda, mientras empiezan a salir de sus casas más familias de la Comunidad Wagrayaku, es una mañana fría, llovió toda la noche, la gente a lo lejos agradece por la ayuda, se avanza a escuchar, “gracias por la ayuda ingeniero”, devolvemos el saludo y arrancamos el vehículo para salir de la comunidad.

Así fue como estas dos familias y pacientes con enfermedades catastróficas pudieron retornar hasta sus hogares en la provincia de Pastaza, pero no son los únicos, antes la Fundación Vida, Unidos contra el cáncer, lograron trasladar desde el Hospital de Niños Baca Ortíz a Abel, junto con los restos de su hija.

Gran labor y papel cumple la fundación en la provincia de Pastaza, han buscado durante años el apoyo de los gobiernos locales o prefecturas, las necesidades son inmensas dice Cristhian, pero aún así buscan la manera de estar siempre junto a los pacientes con cáncer de Pastaza y otras provincias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram