La historia del único indígena de Pastaza que llegó al Congreso Nacional

Hector Villamil de Nacionalidad Kichwa ha sido hasta la fecha el único indígena de Pastaza en haber logrado llegar al Congreso Nacional por elección popular, en un caso inédito donde mestizos e indígenas se unieron para votar a favor de un candidato; sucedió en 1996, fue un hecho histórico, siendo hasta la presente fecha el único Diputado Indígena de Pastaza.

DIRIGENTE DE LA OPIP POR 12 AÑOS

Villamil tenía 38 años de edad cuando llegó al Congreso Nacional, uno de los aspectos que contribuyó sin duda ese logro fue haber hecho un nombre en Pastaza, después de haber dirigido con éxito durante 12 años la OPIP (Organización de Pueblos Indígenas de Pastaza), como dirigente logró organizar a los pueblos indígenas de la provincia para detener el avance de la colonización y proteger así su territorio compuesto la mayoría por bosques tropicales, un vasto territorio que abarca más de 3 millones de hectáreas donde han vivido desde hace miles de años los pueblos originarios y que gracias a su esfuerzo y al de los líderes de ese tiempo fueron legalizados.

Gracias al trabajo realizado en la OPIP Hector Villamil pudo ganarse además el respeto de los mestizos en Pastaza, tenía apenas 26 años de edad cuando asumió la dirigencia indígena, durante los 12 años que estuvo al frente de la Organización de Pueblos Indígenas de Pastaza pudo demostrar sus capacidades de liderazgo y sus capacidades de gestión en una organización que no contaba con estructura organizativa, ni física.

CANDIDATO POR MANDATO DE PACHAKUTIK

Su candidatura fue un mandato del reciente creado Movimiento Plurinacional Pachakutik, en 1996 en una asamblea por mayoría los pueblos indígenas de Pastaza le eligieron como candidato a Diputado de Pastaza, como su alterno fue Ulbio Freire.

Fue una campaña difícil dice VIllamil, habían candidatos con una capacidad económica muy alta como Paco Salvador o el Coronel Rodrigo Granja. Este último incluso se adelantó a celebrar con una caravana motorizada por las calles de la ciudad su victoria como Diputado de Pastaza. No gaste nada gracias al apoyo de muchos sectores, especialmente de los pueblos indígenas de Pastaza.

La campaña electoral que en ese tiempo duraba tres meses, fue relativamente fácil menciona VIllamil captar los votos de las comunidades, en la ciudad tuvimos que hacer un trabajo más arduo, sin embargo recibimos el apoyo de muchos mestizos en la ciudad. El día de las elecciones a la una de la mañana el Tribunal Electoral de Pastaza culminó el conteo de los votos en Puyo, colocandoles como virtuales ganadores a Raúl Tello y al Coronel Rodrigo Granja, había tristeza y desazón en los compañeros, sin embargo les dije estemos tranquilos, que sí ganamos, a pesar de habernos ubicado en Puyo en cuarto lugar, sabía que los votos de todas las comunidades eran nuestros, sentencia.

Al día siguiente me dispuse ir a las 06H00 de la mañana hasta Arajuno en avioneta para saber qué es lo que estaba pasando en el interior, cuando llegamos le preguntamos a los delegados del TEP como habían salido los resultados, nos encontramos con la grata noticia de que habíamos ganado 10 a 1, estaba seguro que esa era la tendencia en toda la provincia, así que al regresar a Puyo, los demás candidatos ya se enteraron de mi victoria, me estaban esperando para felicitarme, fue un gesto que no olvido, fue la primera vez que un indígena en Pastaza ganaba las elecciones como Diputado de la provincia, hubo alegría y fiesta en Puyo, incluso alguién donó 2 terneros para dar de comer a toda la gente.

EL CONGRESO NACIONAL, ABDALÁ BUCARAM Y LA CÁRCEL

Hector Villamil de temple sereno y una forma de hablar exquisita a sus 63 años de edad reflexiona sobre los aspectos positivos y negativos de su intensa pero corta carrera política en Pastaza y el Ecuador.

Cuando Villamil asume la diputación de Pastaza, Ecuador acababa en 1995 de vivir un conflicto bélico con Perú, Alberto Dahik renunciaba a la vicepresidencia por el caso de los gastos reservados, la nieta de Sixto Durán Ballén se fugaba del país después de recibir un millón de dólares como crédito de la CFN , la Corte Suprema de Justicia  dictaba sentencia en el caso Restrepo. Los policías en servicio activo cabo segundo Víctor Camilo Badillo, subteniente Doris Morán, teniente Juan Sosa y teniente coronel Trajano Barrionuevo, fueron sentenciados a 16 años de prisión.

Ya en 1996 Ecuador empieza a vivir la administración de Abdalá Bucaram y Héctor Villamil a ejercer su cargo como Diputado de Pastaza, Bucaram gana en primera vuelta en Pastaza con el 40,6% y en la segunda vuelta con el 75%.

Pachakutik a nivel nacional logra 8 curules en el Congreso Nacional, se posicionan como la tercera fuerza política en el congreso. Eligen como jefe de bancada a Luis Macas, Villamil dice que los diputados de la Amazonia fueron siempre discriminados por Macas, quién nunca consultaba las decisiones del bloque, ni con el, ni con el diputado José Avilés de Napo. Dice tener documentos que revelan como Luis Macas se benefició económicamente durante el gobierno de Abdalá Bucaram.

En ese tiempo los diputados provinciales solamente duraban en el cargo 24 meses, Hector Villamil estuvo más de 11 meses, no pudo cumplir su mandato debido a que fue destituido por el Congreso Nacional y posteriormente encarcelado.

Debido a las fricciones políticas con Macas, Villamil conforma el bloque de diputados amazónicos, quienes se convirtieron en diputados oficialistas, apoyando al gobierno de Abdalá Bucaram. y votando a favor de las propuestas del ejecutivo.

En los años noventa los diputados negociaban sus votos a cambio de dinero para los municipios y gobiernos provinciales, Villamil no fue la excepción, recibió recursos económicos para Pastaza a cambio de su voto en el congreso nacional, esta era una práctica común del Congreso Nacional. El 06 de febrero de 1997 mientras el pueblo ecuatoriano se encontraba en las calles rechazando el gobierno de Abdalá Bucaram, el congreso destituia como Presidente a Abdalá Bucaram, la votación fue estrecha en el Congreso Nacional, 44 votos a favor y 34 en contra y 2 abstenciones, la propuesta de destitución fue presentada por el Partido Social Cristiano, Fabián Alarcón fue nombrado presidente interino. Villamil voto en contra de la destitución de Abdalá Bucaram, dice que no se arrepiente de lo que hizo, pues había un ofrecimiento de ayuda económica para la OPIP de mil millones de sucres.

LA CÁRCEL 4

En abril de 1997 los diputados que votaron en contra de la destitución de Abdalá Bucaram fueron perseguidos y destituidos, enseguida la Corte Suprema de Justicia ordenó prisión preventiva contra los 13 diputados oficialistas,. Hector VIllamil estuvo en la clandestinidad durante 8 meses, dice que se escondió en Quito y en Santo Domingo de los Tsáchilas, en esta ciudad se encontraba escondido en una montaña lejos de la ciudad, cansado de huir, se entregó a la policía, estuvo detenido sin sentencia durante un año y seis meses, esta persecución política dice Villamil derivó en el deterioro de mi salud hasta la actualidad. Fue trasladado primero a la Penal García Moreno, a la cárcel 3, al pabellón C, compartió celda con narcotraficantes, dice que se admiró al encontrarse en ese lugar con un casino, un cabaret, un bar y un restaurante de primera, enseguida fue trasladado a la Cárcel 4, este lugar fue creado dice Villamil por el caso Restrepo y fue manejado completamente por la Policía Nacional, en ese momento cuenta el ex diputado se encontraban detenidos sesenta presos, la mayoría eran “pelucones” comenta. Ahí fueron a parar en total 8 diputados del Congreso Nacional, los mismos que compartían celda con civiles importantes, policías y militares, la mayoría sentenciados por el caso Restrepo. Había una lucha constante de los presos “pelucones” por el liderazgo de la cárcel, los policías siempre querían liderar, para que de entre ellos salga “El Caporal”, fue así como nos unimos con los militares para poder hacer mayoria, fui elegido como candidato, me tocó dar un discurso en la cárcel comenta, después de escucharme los presos me ovacionaron, así fue como gane por amplia diferencia de votos, en tono de broma los policías decían que no va a ganar si es diputado amarrador, sonríe mientras cuenta esta anécdota.

Como Presidente de la Cárcel 4, pude mejorar las condiciones de los detenidos, hicimos rifas, bingos para poder recaudar dinero. Teníamos un buen presupuesto que nos servía para alimentarnos mejor, los fines de semana teníamos cangrejadas, fritada, además los detenidos elegían que querían comer y podían salir a ver a sus “peladas”, con la condición que a las cinco de la mañana ya esten de regreso a la cárcel. Los problemas de salud se derivaron por irónico que se lea la mala alimentación y jugar ecua volley sin camiseta en el frío de Quito, eso hizo que contraiga una neumonía crónica que hasta ahora padezco.

TAITA VILLAMIL

En su casa ubicada en la comunidad Ñuka Llakta recibe todos los días a personas de todas las edades para que reciban su consejo y orientación, su hermano menor dice que debería cobrar por las “asesorías”, es que a pesar de todo, Villamil sigue siendo para muchos ese líder de los años noventa, dice estar retirado completamente de la vida pública. Estudiar es parte fundamental del desarrollo de los pueblos indígenas, el consejo que siempre les da es el de estudiar, dice que sintió un vació académico cuando fue al Congreso Nacional, se propuso acabar la universidad, a la edad de 49 años se graduó a distancia de Administrador de Empresas en la Universidad de Cuenca.

Dice que en la actualidad hay una falta de líderes indígenas que puedan ganarse un lugar ya no solamente en las comunidades, sino y sobre todo en la ciudad, eso se debe a la falta de visión de los nuevos liderazgos, sentencia Villamil.

Por ahora sigue ocupado en seguir atendiendo como Taita a la gente que va a su casa en busca de un consejo o para solucionar algún problema comunitario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram