“Lotis manibus”, esto es lo único que hace bien el gobierno ecuatoriano

Por Diego Escobar

El gobierno solo en algo tiene éxito y es en “lotis manibus”, lavarse las manos y no precisamente como medida de higiene, sino como medida de deslindarse de sus responsabilidades políticas.

La estrategia del gobierno de trasladar la responsabilidad de la crisis sanitaria a todos los alcaldes está funcionando y es todo un éxito. Crisis sanitaria por cierto creada por ellos y que ha dejado mal parada al país frente a la comunidad internacional.

La siguiente fase está ya en ejecución, incentivar a la gente a presionar a los GADS Municipales para que “abran la economía”, para que cambien de color el semáforo, para empezar a “vivir la nueva normalidad”.

El 11 de Mayo, Palora por ejemplo pasará a semáforo en amarillo por mayoría de votos, esto se replicará en todos los cantones.

El gobierno lo está logrando, la gente ya abandonó sus casas, ya no le temen al virus, como dice el presidente de El Salvador, ya todos se olvidaron de las imágenes de Guayaquil.

Los cantones lucen como si ya estuvieran en semáforo de color verde. Hay aglomeración de personas, nadie respeta la distancia social. A nadie le importa llevar el virus a casa y contagiar a su familia. La gente empieza a reclamar a los alcaldes el cambio de color del semáforo. Actuamos como si ya hubiera vacuna.

El país más afectado del mundo, el país de los cadáveres incinerados en las calles, el país de los contenedores con cientos de cadáveres sin identificar pudriéndose. El país con más casos de corrupción en esta emergencia sanitaria, tiene la astucia de querer volver a la normalidad.

El país de los 10 mil fallecidos, se suma a la estrategia de la Inmunización colectiva, estrategia de los gobiernos insensatos del mundo gobernados por empresarios ricos, que durante esta crisis han preferido precautelar sus patrimonios que la vida de miles de personas, no es casualidad que los países más afectados sean los que están volviendo a la normalidad.

Nunca les importó la vida de sus ciudadanos o de los trabajadores, la economía es lo primero para ellos y esa idea se difumina velozmente entre la gente igual que el coronavirus.

Ahora toda la culpa de lo que suceda ya no es del gobierno, es de los alcaldes. Jugada maestra del gobierno, claro, solamente hasta que la segunda ola de contagios vuelva y los muertos vuelvan aparecer en las aceras y calles del país y volvamos otra vez a ser el manual de lo que no se debe hacer en una emergencia sanitaria mundial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram