¿Cómo era Puyo hace 45 años? Don Pedro Merino, responde.

Don Pedro Merino es un erudito sobre Pastaza, a sus 79 años de edad nos concede para El Yucazo una entrevista para responder la pregunta ¿Cómo era Puyo hace 45 años?, llegó a la ciudad hace 45 años y ha sido testigo de cómo la ciudad se ha convertido de una pequeña aldea a una ciudad de más de cincuenta mil habitantes, conocer como era Puyo hace más de cuatro décadas nos permite conocer lo que hemos perdido en este tiempo y lo que debemos hacer para cuidar este paraíso tropical del Ecuador.

¿Como era Puyo hace cuatro décadas?, para responder esa pregunta acudimos hasta la residencia del Doctor Pedro Merino Rosero, para conocer aquella ciudad desconocida para quienes nacimos después de los años ochenta.

Huigra, 195’0

DE LOS ANDES A LA SELVA AMAZÓNICA

Don Pedro nació en Huigra, provincia de Chimborazo el 27 de abril de 1940, es el segundo hijo de cinco hermanos, sus padres trabajaron como proveedores del ferrocarril ecuatoriano, creció en medio del intenso movimiento comercial que se producía por el tren.

Llegó a Puyo en 1974 cuando tenía 30 años de edad para trabajar como inspector de trabajo, laboró más de 18 años en el Banco Nacional de Fomento y fue Registrador de la propiedad del Cantón Mera. Su pasión por la lectura le ha permitido alcanzar una cultura muy amplia, se puede hablar con el de una variedad de temas que van desde ecología hasta civilizaciones antiguas. Gracias al hábito de leer, desarrolló una gran memoria.

PUYO UNA PEQUEÑA ALDEA

Ha sido testigo de cómo Puyo se convirtió de una pequeña aldea de valientes aventureros a una ciudad de más de cincuenta mil habitantes. Para llegar a Puyo había que ser valiente dice Don Pedro, la carretera era solamente lastrada, habían permanentes deslaves, derrumbes, había que hacer transbordos, el tiempo de Quito a Puyo era de más de 10 horas, hubo graves accidentes de tránsito donde murieron muchas personas, era una carretera muy sinuosa y angosta, había que hacer muchas maniobras para que puedan cruzar los vehículos por el “churo singuna”. Eran frecuentes también los accidentes aéreos, el transporte aéreo era fundamental para la vida de Puyo, debido a los constantes problemas con la carretera Baños-Puyo, hubo una ocasión que se creo una ruta aérea desde Shell hasta Ambato para transportar víveres. Puyo en los años setenta era un pequeño poblado, no había muchos habitantes, alrededor del parque habían casitas de madera y con techo de hojas, la actividad comercial era pequeña, habían pocos comerciantes destacaban sobre todo la familia Guaguiña y un señor Arias.

Paseo familiar en Sarsayaku, 1970

COLONOS DESTRUYEN LA SELVA POR LEY DEL GOBIERNO

Revela como en los años setenta el gobierno ecuatoriano a través de la Ley de Reforma Agraria obligaba a los colonos a destruir la selva primaria para poder acceder a escrituras y préstamos bancarios. Miles de hectáreas de selva en Puyo fueron deforestadas dice Don Pedro, talaban árboles solamente para cumplir el requisito legal, no las aprovechaban, dejaban pudrir la madera, eso les permitía adjudicarse el terreno, se destruyeron muchas especies que ya no podremos nunca volver a ver sentencia Pedro Merino, como el (árbol de) guayacán que puede llegar a cumplir hasta 400 años de edad.

Empezó la vida pública como Inspector de Trabajo de Napo y luego de Pastaza en 1970.

PUYO PARAÍSO TROPICAL DEL ECUADOR

Sobre el río Puyo relata que en los años setenta el río era de aguas cristalinas, el balneario principal estaba ubicado atrás de la policía en el centro de la ciudad, hoy me da pena nos relata consternado ver como se bañan personas que visitan Puyo, sin que nadie les advierta de las consecuencias de bañarse en un río contaminado. Para mí el agua es vida como vida son los árboles, las autoridades deberían emprender en descontaminar los ríos, son la fuente de la vida para todos.

Don Pedro de 79 años de edad se declara ser un amante de la naturaleza, su casa está rodeada de orquídeas, flores, anturios y árboles, se levanta todos los días temprano a leer actividad que le dedica dos horas diarias, después de hacer ejercicios y desayunar, sale a trabajar en la tierra, se lo encuentra siempre con el azadón en la mano, dice que lo cambió por el bastón que le dieron, dice en tono de broma que prefiere que la gente le vea con un azadón para que piense que está trabajando y no que está viejo sostenido por un bastón. Dice que seguirá sembrando árboles hasta el último día de su vida.

Don Pedro Merino y sus hijos en el parque 12 de mayo, en Puyo, años ochenta.

Don Pedro de 79 años de edad conoce la geografía, historia, geología y ecología de la provincia de Pastaza como la palma de su mano, menciona el nombre de cada cordillera, montaña, río, laguna, cascadas de la provincia con mucho entusiasmo y nostalgia.

Don Pedro Merino ha recorrido cada rincón de la provincia de Pastaza
Selfie con Don Pedro Merino,

Don Pedro Merino, un hombre sabio que ha sido testigo de Puyo desde hace 45 años, sigue a pesar de los desafíos de la salud y la edad manteniendo el mismo ímpetu con que llegó a estas tierras, sigue deleitándose con los frutos de esta exuberante selva amazónica, sentado desde su casa de la montaña y mirando al Cerro Hermoso en el horizonte medita sobre estos casi cincuenta años de vida en este rincón de la patria, concluye que es deber moral de todos cuidar este paraíso donde tenemos el privilegio de depositar lo más preciado que tenemos: el tiempo, que corre con prisa, que es implacable y que nunca se detiene.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram