Salasaca y el ritual ancestral a sus muertos

Cuentan algunos cronistas que el pueblo de Salasaca fue traído al actual Ecuador desde el altiplano Boliviano como mitimaes por el imperio Inca.

Cualquiera que sea el origen sin duda es un Pueblo ancestral con fuerte presencia en dos provincias del Ecuador, están ubicadas sus 22 comunas en el Cantón Pelileo en la provincia de Tungurahua, su población es de 12 mil habitantes, 3 mil de ellos residen en las Islas Galápagos y un número importante están en varios países del mundo. Como Rudy Masaquiza quien reside en Suiza con su esposa y sus hijos, para el aunque no existe una reglamentación escrita, es obligación para todos estar junto a sus familias en el Día de los difuntos compartiendo los alimentos favoritos del difunto. El viajo desde Europa para asistir con su familia al Día de los muertos en Salasaca.

Con un día de anticipación las familias se reúnen en sus casas para preparar los alimentos. En la tarde limpian la tumba, pintan sus cruces, preparan todo para el siguiente día. La vida y la muerte es una espiral, lo terrenal y lo espiritual van de la mano caminando juntos.

A los muertos se les debe honrar y respetar, la generosidad del Pueblo Indígena es igual en la vida y en la muerte por eso todos ingresan al cementerio llenos de ofrendas de alimentos, bebidas y flores

Desde las 08H00 de la mañana empiezan a llegar al cementerio familias enteras con los alimentos envueltos en telas tejidas artesanalmente y cargadas a la espalda, se trata de granos cocinados, acompañados de papas y carne de cuy, pollo o cerdo. Las bebidas varían de acuerdo al gusto del difunto, en la feria adyacente al cementerio de Salasaca los familiares se proveen de chicha de jora, yaguarmishki, cervezas, gaseosas, vinos, wisky. Se venden en bolsitas plásticas el equivalente a un medio vaso de vino de cartón, bebida que le colocan en un jarroncito de cerámica y puesta en la tumba del difunto. Cada hora en el cementerio de Salasaca que pasa la afluencia se vuelve cada vez mayor, bebés cargados por sus madres, niños, jóvenes, adultos, adultos mayores todos llegan con sus mejores vestimentas, sus ropas están hechas a base de elegantes telas de algodón tejidas a mano que en algunos casos superan los cientos de dólares. Los hombres usan pantalón blanco con un fino poncho negro y sombrero de lana, la mujeres usan anacos negros sostenidos por bayonetas tejidas, blusas bordadas y bayetas blancas, negras y rojas sostenidas por un tupu de plata, usan como calzado hermosas sandalias y/o alpargatas. La gente se sienta alrededor de las tumbas, comparten los alimentos preparados, recuerdan a sus difuntos, encienden una vela y otra y otra, no hay tristeza, hay alegría, sus familiares se vuelven a encontrar con sus seres queridos. El ambiente se mezcla de sabores, aromas, son los frutos de la Madre Tierra. El ritual convoca a todos los ayllus, la unidad es evidente, en el cementerio el dia de hoy todo Salasaca se encuentra presente.

En Salasaca la gente se dedica al campo, pero también se han preparado en la universidad, se sienten orgullosos de su identidad, de su lengua el kichwa, de su vestimenta, han logrado llegar a dirigir el gobierno provincial, como dice Rudy Masquiza están preparados también para gobernar al país en un futuro no muy lejano. Han sido parte de las grandes luchas del movimiento Indígena representado en la CONAIE.

El ritual a sus muertos ha resistido a pesar del tiempo y de un proceso agresivo de colonización, muestra de que este pueblo seguirá fortaleciendo la identidad del Ecuador como una nación plurinacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram