Se fueron insultados y volvieron como héroes. Crónica de guerra desde Quito

Esta es la crónica y bitácora de cómo los indígenas de la selva de Pastaza en una batalla histórica y a muerte lograron poner al poder en una mesa a escuchar y obedecer el “Mandato del Pueblo Ecuatoriano.

Viernes 11 de octubre 2019

Llegaron al amanecer miles desde la selva de Pastaza a la capital de su país, con ellos llegó la esperanza para otros.

El día anterior habían enterrado a un hermano caído, la llegada de los de la selva aplacaba un poco el dolor y subía sus ánimos.

En su albergue temporal había comida como para un mes, como si fuera una feria las familias quiteñas ofrecían pan con café, con cola, con colada, con avena, con chocolate, había arroz, había comida para todos y la mayoría preparada por quiteños solidarios.

El páramo se encontró con la selva, ellos venían con poncho, ellos con lanzas de chonta, caminando muchas horas para salir de “adentro”, ellos los de poncho decían que no iban a permitir el ingreso del político racista de Guayaquil a sus territorios.

Los dos prometieron luchar en las calles y después de gritar “El pueblo unido jamás será vencido”, salieron a marchar con la fe de que esta vez sí iban hacer escuchados, miles de lanceros lideraban la marcha, era una imagen inusual de ver por las calles de Quito, por la Patria desfilaban miles de lanzas afiladas, los de la selva gritaban, caminaban, hasta que un fuerte sonido alertó a todos, decenas de bombas empezaban a caer desde el cielo, la razón de tan brutal represión, se debía averse atrevido a caminar por “sus calles patrimoniales, para los de la selva y poncho habían policías con caballos, blindados y bombas, los heridos empezaban a caer,

Doña Catalina, mujer Shuar de 72 años caminaba sin miedo por la calle Gran Colombia a pesar del terror.

Cada 15 minutos alguien exclamaba !Médico, médico!, Voluntarios jóvenes vestidos de mandil corrían en medio de las bombas a rescatar a los heridos, lastimados y asfixiados. Después de varias horas de batalla campal, llegó la paz, con sus manos los policías hicieron una señal de tregua, gritaron los manifestantes jubilosos ¡Se rindieron!, la gente se acercaron a felicitarlos.

Ellos prometieron no volver a la guerra. Los de buen corazón les creyeron, más de 50 mil almas con las manos levantadas en señal de paz se acercaron a las puertas de la Asamblea Nacional.

Las mujeres se sientan en señal de tregua frente a ellos, cantan todos orgullosos el himno nacional, todos creemos que llega una luz en medio de tanta penumbra.

Rubén un hombre alto de pelo largo con pinta de hippie exclama mirando a los policías ¡Ya basta de enfrentarnos entre hermanos!. La gente agradecida les lanza agua y frutas a los policías y militares. Después de 8 días de guerra, con un saldo de 5 muertos, cientos de heridos más de mil detenidos y millonarias pérdidas económicas, parecia que el fin de paro nacional estaba cerca .

Un helicóptero de la Policía aterriza en la Asamblea, los rumores de que alguien importante llegó para iniciar el diálogo, sube sus ánimos. La espera desespera. Llega la hora del almuerzo, la madres con sus niños reciben comida.

El helicóptero de la policía se va, después de unos minutos sin pudor vuelven a atacar, las principales afectadas fueron las madres con sus hijos, los niños corren aterrorizados, el gas dificulta la visibilidad, las madres corren sin dirección, no pueden ver nada, fueron emboscados, madres e hijos se separan, el llanto de los niños se escucha en medio de una ráfaga de bombazos que caen entre la muchedumbre, hay heridos muchas son mujeres, son madres.

La gente encuentra a los niños llorando en la calle por sus padres, como Katia de 4 años que lloraba desesperada por su madre, no se sabe si una de las heridas es su madre.

Luis un adolescente de poncho rojo mira la escena y se indigna, llora de impotencia, todavía no se entera que el país en el que vivía ya no existe, la sangre derramada en el asfalto es el bautizo de la dictadura en el Ecuador, dictadura entre bombas, ternura y humor.

Sábado 12 de octubre 2019

Cercaron el Arbolito, no cesó la represión, hubo decenas de heridos, miles de refugiados en el ágora de la Casa de la Cultura, el humo cubría toda la zona, hubo zozobra por el toque de queda y la militarización del lugar, ese día decidieron los pueblos y nacionalidades indígenas no salir a las calles.

Había un campo de guerra, barricadas en todos los alrededores del Ágora y fuertes enfrentamientos, los voluntarios, Cruz Roja, estudiantes de medicina hicieron una labor humanitaria impresionante, habían fogatas en todos lados.

Las detonaciones no dejaban de sonar. Los helicópteros sobrevolaban la Casa de la Cultura todo el tiempo. La gente se defiende con escudos improvisados, las personas mezclan agua con bicarbonato para aplacar el efecto del gas lacrimógeno. Habían miles de banderas, agua, y alimentos. Ví muchos niños con sus madres. Ese era el ambiente que se vivía.

CRÓNICA DE GUERRA DESDE EL ARBOLITO

➡️Resumen de un 12 de octubre, un día que quedara registrado en la historia del Ecuador.

La zona alrededor de la Asamblea era una zona de guerra, habían fogatas gigantes en todas las esquinas para aplacar el gas lacrimógeno, el humo superaba las alturas de los edificios y daba una imagen muy parecida a una ciudad bombardeada, Quito parecía alguna ciudad de Siria, habían barricadas de adoquines, de neumáticos, de piedras por todos los frentes, miles de personas protegiéndose con escudos, familias enteras de Quito con banderas de Ecuador, una imagen que se repetía permanentemente era la de padres con sus hijos cogidos de la mano sosteniendo banderas, como mostrandoles el país que no conocían, cómo enseñándoles está parte del Ecuador que existe.

Los dirigentes de la CONAIE dieron instrucciones a sus bases, ese día no saldrían a manifestarse en las calles, se mantendrían concentrados en el interior del Ágora de la Casa de la Cultura, los más disciplinados así lo hicieron.

Mientras la gente hacia filas inmensas para pasar a la primera línea de batalla, adoquines, neumáticos, cartones, madera, agua; dos jóvenes con tambores y pingullos entonaban San Juanitos como si fuera el soundtrack de esta película llamada RESISTENCIA.

Habían en el frente de batalla cientos de jóvenes, detrás de barricadas populares, muchos desarmados, otros armados con banderas, muy pocos con piedras, adoquines, palos y los más arriesgados con bombas molotov.

Habían banderas negras de los anarquistas, habían banderas rojas de los comunistas, habían banderas rojas y azules de Quito, habían banderas con los colores del arco iris, habían banderas blancas, habian pañuelos verdes, habían miles de personas de todas las edades, habían personas de todas las culturas, habían miles y en un momento hicieron retroceder a la fuerza pública.

Desde el edificio de la Contraloría y los edificios aledaños al Arbolito disparaban gas lagrimogeno y perdigones, los heridos se contabilizaban por decenas, nadie podía hacer nada frente al ataque desde arriba, hasta que un grupo intentó ingresar al edificio para detener el ataque, después de varios minutos un grupo de jóvenes logro ingresar hasta donde se encontraban los policías que para ese momento ya se habían ido. Los manifestantes ondearon la bandera del Ecuador desde la parte más alta del edificio, mientras la gente abajo gritaba jubilosa.

El ataque desde estos edificios cesaron y así se disminuyo el número de heridos. Pero la toma de estos edificios duro poco el decreto de militarización hizo que el ataque con granadas no letales sea brutal, los que se encontraban en el edificio tuvieron que salir en rápida fuga, algunos fueron detenidos, para ese momento parte del edificio ya se había consumido por las llamas.

La otra historia ya saben los que tienen las armas se tomaron el Arbolito, rodearon la Casa de la Cultura, todos se fueron a descansar en sus refugios, mientras los quiteños salieron a desafiar el toque de queda a las 8 de la noche en el “Cacerolazo” que unió a millones de quiteños, en todos los barrios se escuchaba el sonido que produce la indignación, en La Tola el grito de la gente era “Moreno, asesino”, en este “Cacerolazo” pacífico muchos fueron reprimidos por militares y policías, hubo heridos, los quiteños podían comprobar por sus propios ojos la brutalidad con la que actúa el gobierno. Así terminaba el día, un día lleno de imágenes que quedaron registrados en la memoria de los ecuatorianos. Nos acostamos con la esperanza de que el gobierno por fin escuché al pueblo ecuatoriano. Que así sea.

Domingo 13 de octubre 2019

Explicación para los latinoamericanos sobre lo que estaba pasando en Ecuador :

En #Ecuador lo que está pasando es que la CONAIE, que es una organización que agrupa a la mayoría de pueblos indígenas, montubios, afro descendientes y campesinos del país convocaron a un paro nacional en contra del alza de los combustibles decretada por el Gobierno de Lenin Moreno, medida adoptada por la presión del Fondo Monetario Internacional, por un préstamo otorgado al Ecuador. El gobierno no cede y el pueblo en las calles tampoco. La represión de la policía y los militares ha sido sin precedentes en la historia del Ecuador, hay cerca de ,1500 apresados, 1000 heridos, 10 muertos, decenas de desaparecidos. Hay una autocensura en todos los grandes medios de comunicación, quienes no informan lo que sucede en el país. Solamente medios internacionales y medios comunitarios informan de todos los hechos.

Lunes 14 de octubre 2019

Profunda alegría sintió la ciudadanía de Pastaza la noche del lunes 14 de octubre de 2019 al recibir a los #GuerrerosAmazónicos, una noche llena de júbilo al verlos felices volver a su hogar junto a sus familias después de atravesar largas jornadas de lucha por los Derechos y la justicia social en el Ecuador.

Durante los días que duró el PARO NACIONAL ECUADOR 2019 fueron días de intensa lucha para la reivindicación de los subsidios de los combustibles, leyes laborales entre otros puntos que se establecieron en el país con el Decreto 883, con esta aplicación de el retiro de subsidios y demás medidas expuestas por el Gobierno de Lenin Moreno se marcaba notoriamente el alza de los productos de primera necesidad en la canasta básica de los ecuatorianos, ya que estaba considerada la elevación en los precios de la gasolina extra, y el diésel, a su vez también estaba prevista el alza del costo de los pasajes de transporte, urbano, inter provincial, intra provincial o inter cantonal y taxis, también afecta al transporte pesado y demás sectores sociales del Ecuador.

Se convocó a la paralización nacional del transporte en todas sus modalidades empezando con el cierre de vías de primer acceso a las ciudades del Ecuador, con esta tonalidad social se suman las organizaciones indígenas del Ecuador con la CONAIE, CONFENIAE, FENOCIN y el MICC. además de la ya desaparecida UNE, el FUT.

Estudiantes universitarios que realizaban marchas pacíficas en todas las provincias del país, la tonalidad de las manifestaciones sube de manera inexplicable cuando el Presidente de la República emite un Estado de Excepción con algunas restricciones sobre la movilidad de los ecuatorianos dentro del territorio nacional y otorgando a las Fuerzas Armadas y Policía Nacional una autorización en el uso de la represión con el uso progresivo de la fuerza según lo decretado, pero en los hechos este uso progresivo de la fuerza se volvió en una brutal represión en la que los manifestantes, pueblos indígenas del Ecuador y la ciudadanía de Quito tuvieron que soportar la emisión de gases lacrimógenos, perdigones, balas, la presencia de caballos de ataque, tanquetas de guerra.

Quito se convirtió en un campo de batalla, del cual los pueblos indígenas del Ecuador salen victoriosos con la derogación del Decreto 883 y la emisión del Decreto 294 en el que se pronuncia la Derogatoria del 883.

Dentro de todos estos acontecimientos se dio la participación de la prensa comunitaria e internacional en la que estuvo presente la labor de nuestro Compañero Diego Escobar realizando una labor periodística admirable con transmisiones en vivo durante los bombardeos e informando minuciosamente a la Amazonia todo lo que acontecía en Quito durante el PARO NACIONAL.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram