Son solo el 7% ¿Quién fue el estúpido que dijo eso?

“Nosotros somos como los granos de quinua si estamos solos, el viento lleva lejos pero si estamos unidos en un costal, nada hace el viento, bamboleará, pero no nos hará caer” .
Dolores Cacuango

¿Por que el 1% de la población más rica quiere imponerse sobre el 99% de la población? Ecuador cuenta con 265 personas que acumulan 30.000 millones de dólares (  World Ultra Weath Report ). 

Hoy los anticorreistas repiten las mismas frases y argumentos de Rafael Correa, sobre los indígenas, que son solamente el 7% de la población y que no han ganado elecciones y por lo tanto no representan a nadie. Parafraseando al mashi ¿Quién fue el estupido que dijo eso?, cuando el 60% de los ecuatorianos tenemos genes indígenas ( Centro de Investigación Genética y Genómica de la Universidad Tecnológica Equinoccial, 2019), hay empatía en la lucha de los pueblos indígenas, eso lo demuestra una encuesta realizada este mes por la agencia Clik Report , donde señala que el 68,46% de los ecuatorianos apoyan las marchas del movimiento Indígena.

Nos recuerda la épica respuesta que Marlon Santi cuando era presidente de la CONAIE le dijera al ex presidente Rafael Correa, cuando esté le preguntará ¿Quién fue el estúpido que dijo eso? se refería a unas declaraciones suyas sobre que los indígenas solamente representaban el 3% de la población, la respuesta fue contundente: “Usted mismo señor presidente”, causando más de una carcajada en los ecuatorianos.

Muchos de los que ahora tildan de vándalos y terroristas a los indígenas son quienes antes los apoyaban en las movilizaciones que realizaban contra Rafael Correa. Doble discurso, pura hipocresía, estaba bien salir a las calles a protestar contra Correa, ahora esta mal salir a protestar contra Moreno, por que si salen a la calle a protestar son vándalos, saqueadores, conspiradores de la democracia.

Muchos repiten como loras las discriminadoras frases que seguro aprendieron de Correa, como: “Ponchos dorados”, “Plumas doradas” “Dirigentes vendidos” , “No nos representan”, aprendieron durante 10 años a lanzar acusaciones sin pruebas, denigrar con ligereza, acusar desde su resentimiento social. El odio les consume. Pero afortunadamente son la minoría.

La verdad es que algunos están confundidos creen que los dirigentes indígenas actúan movidos de acuerdo a su propia sabiduría, quienes conocemos su estructura organizativa sabemos que solamente obedecen el mandato de sus bases, no tienen otro camino, si se salen del sendero, simplemente son desconocidos y castigados. Las asambleas de los pueblos son la máxima autoridad, ahí determinan el plan de acción de los dirigentes, no como sucede con el gobierno Ecuatoriano, donde el presidente ordena y los ciudadanos obedecen, en la dirigencia Indígena es todo lo contrario, el pueblo manda y los líderes obedecen.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y PERIODISTAS FOMENTAN EL RACISMO Y LA EXCLUSIÓN

La arremetida de los medios de comunicación y periodistas de derecha contra Jaime Vargas, Leónidas Iza, Marlon Vargas y otros dirigentes Indígenas ha sido planificado, permanente y sin precedentes en la historia reciente del país.

Están feroces, sobre todo los ricos, la clase alta, los empresarios y los políticos de derecha, están rabiosos, destilan veneno por todos los poros, usan todo su poder y sus medios de comunicación, armas mediáticas, legales, económicas y políticas, para silenciar y desacreditar la lucha de los pueblos y nacionalidades Indígenas.

Inventan historias, difunden mentiras, promueven racismo, vociferan, se desesperan, cometen exabruptos, gritan sin pudor y a los cuatro vientos los pensamientos racistas que han convivido con ellos toda la vida, no es nuevo, el racismo vivía solapado durante décadas, ahora simplemente sale a la luz lo que siempre han pensado de los indígenas.

Ahora no sé contienen. Ya no les importa, les dan igual mostrar su xenofobia. Están indignados que los indígenas hayan logrado sentarle al presidente a escucharles y hacerles caso. Están rabiosos los poderosos al ver cómo el 7% de la población logró defender el interés del 93% de ecuatorianos al detener a la delincuencia transnacional del FMI, logrando derogar el decreto 883.

CALLAR NO ES UNA OPCIÓN

No es tiempo de callar ni de inmovilizar nuestra indignación frente a tanta sangre inocente derramada, el camino correcto es seguir luchando contra las dictaduras Como ayer estuvo mal callar frente a la dictadura de Pinochet, hoy está mal callar frente a la democracia de circo de Chile y Ecuador, no es tiempo del silencio, callar sería ser cómplices de la tortura, cómplices de quienes usan las armas para asesinar civiles desarmados, callar significa impunidad, significa darle la razón a quiénes mataron a nuestros hermanos sin razón. Callar es darle la razón al neoliberalismo, callar es permitir aplicar medidas de ajustes económicos que afectan a los más pobres. Callar no es ahora un opción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook20
Twitter20
Telegram